El tren del Centenario en la película «El Marqués de Salamanca»

Post 88 of 91

«El Marqués de Salamanca» fue la película producida por la Comisión Oficial para la Conmemoración del 1er  centenario del Ferrocarril de España en 1949. 

cartel peli salamanca

Hace 65 años se celebraba el Centenario del Primer Ferrocarril en España. Como es sabido, tal honor corresponde al trayecto de Barcelona a Mataró y a su principal impulsor, el mataronés Miguel Biada. Aunque la Constitución de turno dijera otra cosa, Cuba era una colonia española cuando se inauguró el ferrocarril de la Habana-Bejucal, el 19 de noviembre de 1837. Por este motivo es lícito considerar que el primer ferrocarril de España como metrópolis es el de Barcelona-Mataró, inaugurado el 28 de octubre de 1848, mientras que el de Madrid-Aranjuez el 9 de febrero de 1851 es el segundo.

Pero todavía hoy, mucha gente se pregunta ¿Porqué la Comisión Oficial del 1er Centenario del Ferrocarril de España, dependiente del Ministerio de Obras Públicas, encargada de organizar los actos para conmemorar el acontecimiento, decidieron hacer una película basada en el marqués de Salamanca y el ferrocarril Madrid a Aranjuez?.

Para evaluar algunos elementos que permitan buscar la posible contestación a esta pregunta, se pueden considerar tres niveles: la producción del filme del Marqués de Salamanca, el programa de actos del Centenario del primer Ferrocarril en España, y las relaciones entre el Gobierno central y Cataluña.

Aquí, con la objetividad que permiten unos hechos concretos limitados al acontecimiento en cuestión y recogidos por la prensa local de la época (Rovira, Josep. Recull de Premsa del «Carril de Mataró», inédito), solo se desarrollan los dos primeros puntos. Primeramente, es de notar la enérgica reacción de protesta que las actuaciones de la mencionada Comisión Oficial causaron en la Ciudad de Mataró, y que fueron silenciadas por el Gobernador Civil, destituyendo a su Alcalde y provocando la renuncia de algunos miembros de la Comisión Local Pro Centenario Ferrocarril. Estos sucesos impiden banalizar la respuesta a la pregunta que se formulaba al principio de esta introducción, y trascienden de la simple anécdota.

En el ámbito exclusivo del filme, vemos que no hay para tanto, después de todo el marqués de Salamanca también es un pionero del ferrocarril coetaneo de Miguel Biada, y la escena en que el marqués se entera de la inauguración del ferrocarril de Barcelona a Mataró, constituye todo un homenaje a Miguel Biada. Como anécdota, decir que el famoso galán protagonista que encarna al marqués de Salamanca, Alfredo Mayo, era catalán, y tampoco se disimula que la locomotora utilizada en el filme es la Mataró, reproducida expresamente para repetir la ceremonia de inauguración del ferrocarril Barcelona-Mataró. El nombre «Mataró» aparece en el lateral de la máquina en las imágenes rodadas para la película, incluso visible en el cartel de propaganda.

Pero si entramos en el ambito del programa de los actos del Centenario, descubrimos un plan para realzar la figura del marqués de Salamanca, en detrimento de los méritos de Miguel Biada y el ferrocarril Barcelona-Mataró, puesto de manifiesto en algunos de los actos del programa de celebraciones: Emisión filatélica, medalla conmemorativa, Monumento a Biada, etc.. Todo lo cual genera una gran decepción a la Ciudad de Mataró, que además era la primera impulsora de la iniciativa del homenaje a Biada y el primer ferrocarril, con vocación de que éste fuera reconocido a nivel nacional.

Como ya se ha dicho, no entramos a analizar la decisión sobre la película al nivel de relaciones entre el Gobierno central y Cataluña, donde nos encontramos con un tema de candente actualidad, en el que es posible argumentar cualquier postura, a favor o en contra, en un amplio terreno de lo económico y cultural. En todo caso solo destacar que la controversia se debería limitar exclusivamente al Gobierno central del momento, y no empañar las relaciones entre ciudadanos. En este sentido cabe destacar el interesante artículo «Mataró» publicado por el erudito madrileño Alberto Navarro Pastor, en la revista Madrid Filatélico el 10/08/1948, denunciando la falta oportunidad y rigor histórico, de la emisión de sellos conmemorativa del Centenario del Ferrocarril Español.

 

1.- Decepción en la Ciudad de Mataró por el Centenario del Ferrocarril.

Todavía con los efectos de la posguerra, ya desde el año 1944, la Ciudad de Mataró fue la iniciadora e impulsora del proyecto para festejar el Centenario del Ferrocarril. El 27 de marzo de 1947, en la primera reunión celebrada en Madrid, con la recién constituida Comisión Oficial para la Conmemoración del 1er Centenario del Ferrocarril en España, dependiente del Ministerio de Obras Públicas, la Comisión Local Pro-Centenario del Ferrocarril, con gran ilusión presentó un dossier de catorce sugerencias y además entregó unos ejemplares de la obra Biografía de D. Miguel Biada Bunyol, propulsor de El Carril de Mataró, primer tren en España (escrita expresamente para la ocasión por Jaime Castellví Toda, archivero municipal) para que no hubiera duda de qué iba el aniversario.

Pero ciertos sectores del Gobierno central, truncaron la aspiración de difundir a nivel nacional los valores del primer ferrocarril Barcelona-Mataró y su impulsor Miguel Biada, para dar un injustificado protagonismo al marqués de Salamanca, de incuestionable valía pero fuera de contexto en este aniversario. La Comisión Local hace una escueta valoración de su colaboración en un artículo aparecido en el número extraordinario del periódico Mataró del 28 de octubre de 1948. De forma resumida, entre otros puntos se pueden citar los siguientes:

A/ En la emisión de 3 sellos conmemorativa, solo figuraba la efigie del marqués de Salamanca (José Mª de Salamanca Mayol (1811-1883), nacido en Málaga, político y controvertido hombre de negocios, propulsor del ferrocarril Madrid a Aranjuez, que murió totalmente arruinado ), el viaducto de Pancorbo y un disco de señales.

segell salamanca

B/ En la medalla del aniversario se incluía el perfil de Biada en segundo plano, detrás del de Salamanca.

C/ El monumento a Biada en Mataró, no recibió el apoyo oficial y tuvo que ser erigido solo con medios locales

D/ La película del Centenario del Primer Ferrocarril en España, que se comenta en este trabajo, se hizo en base a la biografía de Salamanca y el ferrocarril Madrid-Aranjuez.

Tanta «ofensa» encendió los ánimos en la Ciudad de Mataró, quedando testimonio en el mismo periódico Mataró del 22 de mayo de 1948, que manifestaba en un artículo titulado ¿Qué pasa con Miguel Biada?: «Los mataronenses acusamos en la carne y en el espiritu la herida a nuestra dignidad, y por ello protestamos fervorosamente de la desconsideración y la ofensa que con tal proceder se infiere a Biada y a Mataró».

La Comisión Local Pro-Centenario por estas fechas dirigió telegramas de protesta (Mataró, 08/06/1948) al Presidente de la Comisión Oficial y al Subsecretario del Ministerio de Obras Públicas, en cuyo seno estaba ubicada dicha Comisión Oficial, obteniendo solo contestaciones evasivas sin ninguna voluntad de rectificar. Finalmente, para acallar las protestas, el Gobernador Civil, destituyó al Alcalde, provocando también la renuncia de algunos vocales de la Comisión Local, y nombró un nuevo Alcalde de Mataró el 30 de septiembre de 1948. De esta forma, el 28 de octubre de 1948, se celebró el Centenario sin más protestas, con gran corrección a nivel local de las autoridades centrales, pero sin la proyección nacional que se esperaba desde la Ciudad de Mataró.

Aparte de la celebración anticipada que supuso para el ferrocarril de Madrid-Aranjuez y su impulsor el marqués de Salamanca, las intromisiones anteriormente descritas en el Centenario del Barcelona-Mataró, también se celebró su Centenario cuando realmente le tocaba en 1951, con el recorrido realizado por el Tren del Centenario de Mataró.

  

2.- Construcción del Tren del Centenario y viaje a Madrid.

En 1948, para conmemorar el Centenario del Ferrocarril, RENFE encargó a la Maquinista Terrestre y Marítima de Barcelona (MTM), una réplica de la locomotora Mataró. Debido al poco tiempo disponible y para ahorrar costes, la locomotora del centenario presenta algunas diferencias con la original:

–       Ruedas motrices de 1,750 m, frente a los 1,8288 m (6 ft) de la original. Este eje motriz correspondía a las locomotoras de la serie 1700 de la MZA, construidas en los mismo talleres.

–       Se instalaron inyectores y una prensa central de engrase, estos adelantos técnicos constituyen evidentes anacronismos.

–       El modelo utilizado para reproducir la máquina no se corresponde exactamente a la Mataró, aunque es bastante parecido.

También se reprodujeron tres coches de época, a cargo de la casa Material y Construcciones, S.A.. Todo el conjunto se llamó Tren del Centenario y se conserva actualmente en el Museo Ferroviario en Vilanova i la Geltrú, Barcelona, siendo ocasionalmente utilizado en actos conmemorativos. Adicionalmente se construyó el coche de la reina, especialmente para el filme. El 21 de agosto de 1948, el periódico Mataró, indica: Se están haciendo pruebas con la reproducción del convoy (locomotora y vagones) que inauguró la línea en 1848.

La Vanguardia de Barcelona publicó un artículo titulado El tren escondido, de su corresponsal en Madrid, del día 13 de septiembre de 1948: Desde Barcelona a Madrid ha venido este anciano y moderno tren enfundado como si fuese un valioso violín. Cada unidad se oculta herméticamente bajo las celosas lonas que impiden toda curiosidad. así permanece en la estación del Mediodía, guardando tanto escrúpulo que ni en este estado permiten a los fotógrafos impresionar sus películas. El sábado fué sacado al aire libre y desenfundado con objeto que el conde de Guadalhorce y otros altos jefes de la R.E.N.F.E. pudieran contemplarlo. Ni que decir tiene que entonces se extremó aun más la prohibición de fotografiar este tren conmemorativo del primer centenario del ferrocarril español.

El mismo corresponsal de La Vanguardia indica el 25 de septiembre que el motivo del clandestino viaje a Madrid para intervenir en una película sobre el marqués de Salamanca que se está rodando en Madrid, y realizar un viaje por toda España.

  

3.- Comentarios sobre la película.

En 1948, con motivo de la celebración del 1er Centenario del Ferrocarril en España, se encargó a Edgar Neville, una recreación cinematográfica de la apasionante vida del llamado «Montecristo español». Edgar Neville Romrée, IV Conde de Berlanga del Duero (1899-1967), fue diplomático, dramaturgo y director de cine muy reconocido en su época. Separado de su esposa, estuvo sentimentalmente unido a Conchita Montes hasta su muerte. Es uno de los nombres clave del teatro y el cine español de posguerra

Con relación a la elección del marqués de Salamanca frente a Miguel Biada, no cabe duda que a Edgar Neville le resultaría más interesante la figura del marqués, desde que llega a Madrid y empieza su ascensión, para narrar la vida en los palacios y las relaciones políticas cuajadas de alianzas y traiciones. Sin olvidar el casto (impuesto por la moral de la época) triángulo amoroso entre Salamanca (Alfredo Mayo) y Narváez (Enrique Guitart) compitiendo por los favores de la esposa del banquero, María Buschental, que encajaba a la perfección con Conchita Montes, compañera sentimental de Neville.

Los actores protagonistas gozaban momentos de popularidad en España: Alfredo Fernández Martínez, conocido como Alfredo Mayo (1911-1985),un actor catalán de gran éxito como galán de moda, y María de la Concepción Carro Alcaraz, conocida como Conchita Montes (1914-1994), una actriz madrileña de cine y teatro que siendo muy joven conocio a Edgar Neville, del que fue musa y compañera sentimental hasta su muerte en 1967.

El tema principal del filme no es el ferrocarril, sino la sociedad madrileña de la época romántica, como así la califica la propaganda, definiéndola como «suntuosa película del romanticismo». La magnífica interpretación de los dos actores protagonistas, unos medios excepcionales para la época, una cuidadísima ambientación, un ritmo narrativo y la elegancia con cierto toque humorístico propio de Neville, hacen de esta película una gran obra que mereció la Mención Especial a la Mejor Película de 1948, del Sindicato Nacional del Espectáculo, como no podía ser de otra forma para una película producida por el Gobierno central.

En el libreto original leído por Alfredo Mayo durante el estreno de la película, en el Cine Callao de Madrid, repite las palabras dichas por el director Edgar Neville sobre algunos detalles del rodaje y su experiencia con «el reproducido», como él llamaba a la locomotora Mataró:

 … La mayor emoción que he tenido es cuando me trajeron el reproducido. Me lo entregaron en la línea Madrid-Aranjuez, y comenzamos a funcionar con él con verdadero encanto. Durante varios días, la locomotora Stephenson fue una protagonista ideal en la línea de Toledo. La utilizábamos como si fuese un automóvil, ya que hacíamos alto en cualquier lugar en que encontrábamos un paisaje encantador. El paso del tren centenario, por lo inesperado, producía a todos impresión extraordinaria. Ponían cara de asombro. Un hecho que tuvo mucha gracia durante el rodaje fue el coincidir en una estación con el paso del Lusitania-Exprés. ¡Qué de comentarios! Los viajeros se asomaban para contemplar nuestro convoy centenario y los viajeros que lo ocupaban. El contraste no podía ser más sorprendente. Por mera casualidad, el 1948 saludaba a su paso al 1848, en su vida efímera. Durante todo el verano he estado dedicado al rodaje de esta película sin perder el contacto con los empleados ferroviarios que habían sido designados para conducir la máquina centenaria. Para este grupo de empleados solo tengo elogios, puesto que cumplieron y facilitaron mi labor, como también el ingeniero de la RENFE, Sr. Casco, quien en su día, con auxilio de un personal experto, hizo el tendido de la línea de Aranjuez al Palacio Real, contribuyendo así al éxito de esta producción en que, aparte de los personajes, la locomotora ha sido la protagonista ideal, cuyo funcionamiento ha resultado perfecto y muy emotivo (Giménez, Fermin. El Marqués de Salamanca. www.asafal.es)

La película fue rodada en el Palacio de Fernán Nuñez de Madrid, que en 1940 había sido adquirido por la Compañía de Ferrocarriles del Oeste, y desde 1941 en que se nacionalizaron los ferrocarriles, era la sede del Consejo de Administración de Renfe (ahora es propiedad de ADIF y es la sede de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles desde 1985); en el Palacio de Santoña de Madrid (sede de la  Cámara de Comercio e Industria de Madrid, entre 1933 y 2003); en el Palacio Real de Aranjuez ; y especialmente en el Museo Romántico de Madrid, que en la ficción cinematográfica representa que es el Palacio de Salamanca, en las fotos de la película podemos ver como ha cambiado con las obras de remodelación que acabaron en 2009. En los créditos de la película también se informa que llegaron a rodar en la Puebla del Maestre (Badajoz) y Santoña (Santander).

La escena cumbre de la película es la llegada del tren a Aranjuez, donde la imaginación de Neville lo hace entrar hasta los mismos salones de Palacio, para comodidad de la reina Isabel II. En la escena siguiente, la subida de la escalera simboliza la ascensión política y social de Salamanca. En el libro de Cándido López Malta, 1868, página 334, encontramos una descripción de la Estación de Aranjuez: Compone la fachada principal un espacioso vestíbulo que con el café y despacho de billetes comprende toda la crugía, adornado de ocho arcos sencillos y uno céntrico muy elevado en combinación con la vía central, que por medio de otra portátil sirve exclusivamente para dar paso á los regios convoyes hasta el Real Alcázar. A los dos extremos y unidos á este cuerpo principal se levantan dos alas prolongadas que constituyen los andenes… 

En el Manual del Ferro-Carril de 1851, dice lo siguiente sobre la Estación de Aranjuez: Entrase en la Estacion viniendo de Madrid por la via de la izquierda para desembarcar sobre un anden cubierto, donde se pasa al salón de despacho de equipajes en comunicacion con aquel por varias puertas, saliendo de allí al suntuoso vestíbulo que comprende toda la crugía de la fachada principal en cuyo centro se ve un grande arco destinado á dar paso á una via especial que destacandose del Embarcadero marcha hasta el real Alcazar y sirve esclusivamente para los régios convoyes.

El detalle del del arco central más elevado apoyarían la leyenda de una vía portátil, que algunas fuentes dicen que era de plata, para acercar el tren al Palacio. En el filme, como explica Neville en el comentario de la inauguración, se reconstruye una vía para llevar el ferrocarril hasta los salones del Palacio Real. Pero la entrada del tren dentro de  Palacio no se ajusta a la realidad como se puede apreciar en los planos de 1867  y 1929. En cuanto a la primitiva Estación de Madrid, ahora Estación de Atocha, parece que también se recrea en un ala lateral del Palacio Real de Aranjuez .

El nombre Mataró aparece bien visible en el lateral de la locomotora, incluso en el cartel anunciador de la película. Son de destacar los planos donde el tren atraviesa los campos castellanos, siendo testigos los pastores y campesinos que aportan el sentido simbólico de la coexistencia de lo viejo y lo nuevo, la España tradicional y campesina frente la nueva España que Salamanca y su ferrocarril representan. La escena del café-cantante en que Salamanca conoce la inauguración de la línea Barcelona-Mataró y el tren se nos muestra en sobreimpresión, es todo un homenaje a Miguel Biada.

El ferrocarril Madrid-Aranjuez disponía de 8 locomotoras iguales construidas bajo el mismo modelo, pero 4 inglesas, y las otras 4 belgas, aunque con ligeras variaciones, pero no se parecían en nada a las máquinas de la línea Barcelona-Mataró, por tanto su utilización en la película es muy discutible . En cuanto a los 3 vagones de colores del Tren del Centenario, son de pura fantasía, no se parecen ni siquiera a los originales de la línea Barcelona-Mataró para la que fueron construidos como presuntas réplicas, el «coche de la reina» también fue reconstruido especialmente para la ocasión, pero tampoco es muy fiel al modelo original.

El interés permanente que suscita esta película

En 2011 se celebró en Málaga el  «XVII Ciclo de Conferencias de Historia, Torrijos y la Libertad» dedicado al bicentenario del nacimiento del marqués de Salamanca, coordinado por Elías de Mateo Avilés, de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, con el título: El Marqués de Salamanca y los orígenes del ferrocarril en España. Paralelamente, la Fundación Málaga, patrocinó el concurso de carteles para el Ciclo, desarrollado por los alumnos de la Escuela de San Telmo de Málaga, cuyos trabajos fueron expuestos en el Ámbito Cultural de El Corte Inglés, donde se desarrolló el Ciclo de Conferencias. Es de destacar la proyección de la película, con los comentarios del veterano actor y coleccionista Lucio Romero, que cedió desinteresadamente el cartel anunciador original del film para anunciar el ciclo de conferencias. Antonio Gómez Mendoza, de la Universidad Complutense de Madrid, pronunció la conferencia Los primeros pasos del ferrocarril en España y el papel del Marqués de Salamanca.

Entre muchas otras proyecciones, destacamos la de laAsociación de Amigos del Ferrocarril de Almeria en noviembre de 2005 con comentarios de Fernando Martínez López, de la Universidad de Almería. En 2012 y 2013 el Círculo Histórico Miguel Biada y el Grupo Ferroviario de Mataró organizaron sendas sesiones de cine forum con los comentarios de Xavier Nubiola. El 28 de marzo de 2016 se retransmitió esta película en TV2 en el programa «Historias de nuestro cine».

Comentarios de Javier Nubiola de Castellarnau, Ingeniero

Bibliografía.

 Castellví Toda, Jaime. Biografía de D. Miguel Biada Bunyol, propulsor de el “Carril de Mataró”, primer tren en España. Comisión Local Pro Centenario Ferrocarril, Mataró, 1947.

C. y A. Manual del Ferro-Carril de Madrid a Aranjuez. Madrid, 1851.

Giménez, Fermin. El Marqués de Salamanca. http://www.asafal.es.

Hernandez Girbal, F.. José de Salamanca. Marqués de Salamanca. «El Montecristo Español». Ediciones Lira, Madrid, 1963.

Pérez Sanchis, Fco. Javier. El tren del marqués. Análisis del filme el Marqués de Salamanca (1948), de Edgar Neville. Ars Longa, 2002.

Rodríguez Fuentes, Carmen. El Marqués de Salamanca bajo la atenta mirada de Neville. Universidad de Málaga, sin año.

Rovira Puig, Josep. Recull de premsa del “Carril de Mataró”. Inédito

, ,

This article was written by admin-bi@da

Menu